La idea del Wishbone cuenta con una larga tradición a sus espaldas. Desde siempre, en mi familia, cuando nos reuníamos entorno a la mesa y comíamos, quien se encontraba el hueso de la suerte en su plato, era la persona afortunada. El ritual consistía en lo siguiente: la persona que hallaba esta pieza junto a la que se encontraba a su lado, tiraban cada uno de un extremo del hueso, pedían un deseo y, quien se quedaba con el trozo más grande, conseguía que su deseo se hiciera realidad.

 

Pues bien, fruto del destino o de la casualidad, un día, estando en Venezuela con mi gran amiga y a la que admiro, Maite Delgado, una de las presentadoras con más reconocimiento en el mundo de habla hispana, me regaló este hueso de pollo como colgante para que me diera suerte y, desde entonces, no he parado de cosechar éxitos. Los buenos augurios de este minúsculo e insignificante hueso para muchos, son los que me han traído tantas alegrías. Por eso quiero compartir con todos esta buena fortuna.

 

Para aquellos que no lo sepan, este hueso tan especial se llama fúrcula y es la pieza que une las clavículas del pollo con el esternón. Gracias a él, ¡todas las aves pueden volar!. Maravillas de la naturaleza y, sin duda, un talismán para los humanos.

De ahí nacen los colgantes Wishbone jewel, para que este hueso tan exclusivo te acompañe siempre y atraiga a la buena suerte.

 

BEATRIZ MIRA HAFNER

© 2015 by WISHBONE JEWEL. Proudly created with WIX  by Beatriz Mira Hafner